miércoles, 9 de octubre de 2013

6 Ilustradores opinan

Entrevista a Arnal Ballester. 

Arnal Ballester es un ilustrador consagrado que comenzó a trabajar en revistas a la temprana edad de quince años. Sin formación oficial, nos habla en esta entrevista de la ilustración, sus entresijos y sus experiencias.

Para Arnal, la ilustración es interpretar, reinterpretar y algo no decorativo. Una manera de narrar. Considera totalmente necesario ser lector para ser ilustrador, ya que se reflejará en el trabajo.


Considera que su trabajo tiene mucha relación con las Vanguardias, ya que utilizaban mucho el lenguaje. Su ilustración se asienta sobre las corrientes racionalistas y las surrealistas.

Piensa que la forma en la que se agotaban las Vanguardias ha dado lugar a que ocurra lo mismo en el arte contemporáneo y, también, la ilustración. Las modas son cuestión de márketing.

En mi opinión, siempre ha habido modas, pero con las nuevas tecnologías e internet, es todo mucho más inmediato. Somos devoradores de información y todo nos cansa mucho más rápido. Quizás, por lo que dice Arnal, somos lectores diagonales.


Por eso, opina, el producto en España es un producto que necesita una inmediatez, pero que no durará, por lo menos en la industria oficial, que no favorece a la ilustración. A parte, considera que la ilustración en publicidad, es sólo eso, publicidad, se pierden los conceptos.

Desde mi punto de vista, Arnal se queda anclado en el pasado, puesto que en la situación actual,  por lo que aboga es un poco irreal. Puede haber y, de hecho hay, buena ilustración publicitaria y al mismo tiempo conceptual, aunque por lo general se vea lo contrario.

A la hora de formarnos como ilustradores, opina, que hay que tener una etapa de tener referentes, asimilar y ver de lo que se es capaz. Después no hay que exagerar con los tics, y combatirlos, que se pueden confundir con recursos de estilo.

A. nos cuenta que el ilustrador siempre ha sido una figura secundaria que ha trabajado para conseguir elevarla al puesto que se merece: por un lado con obras de mayor calidad y por otro lado, con las escuelas. Piensa que ojalá la formación llegara a ser universitaria, para más tarde decir que unos estudios que duren más de tres años le resulta una estupidez.

Como opinión personal, estoy de acuerdo con Arnal en algunas cosas, como por ejemplo, el hecho de tener que ser lectores, interpretar, conseguir un estilo pero no ir a lo fácil; no estoy de acuerdo en que la ilustración no tenga que ser decorativa, o que la ilustración publicitaria no sea ilustración. Hay que adaptarse a lo nuevo y no vivir del recuerdo de los buenos tiempos que vivió la ilustración editorial en los 90.

Para finalizar, como ilustrador, Arnal me parece bastante conceptual, cosa que me gusta, pero su estilo me parece un poco frío. Lo conozco, como devoradora de libros que soy desde pequeña, y nunca me terminó de cuajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario